Técnicas de implante de pelo

Un implante de pelo o trasplante capilar es una intervención quirúrgica que tiene como objetivo la recuperación de cabello en una zona despoblada del paciente afectado por alopecia o calvicie. Así, en solo unas horas, sin dolor, con ayuda de anestesia local y sin necesidad de hospitalización, el paciente puede volver a recuperar pelo en todas esas zonas en las que lo perdió.

Esta facilidad de obtener cuero cabelludo en las zonas capilares en las que el paciente ya no lo tenía y la evolución de las distintas técnicas del mercado ha llevado a la sociedad a una especie de boom del sector capilar en el que cada vez más pacientes deciden realizar un implante de pelo.

A día de hoy existen distintas técnicas de implante de pelo en el mercado y su utilización dependerá de la situación de cada paciente. Por eso, es importante acudir a un profesional que sepan recomendarte cuál es la mejor técnica para tu situación. ¿Quieres conocer de qué técnicas hablamos? Las vemos a continuación.

La principal diferencia entre unas técnicas de microinjerto y otras es la forma de extraer los folículos pilosos que posteriormente serán implantados en la zona a tratar (zona receptora). Así, tenemos las siguientes:

Técnica FUE

Se puede decir que es la técnica más utilizada en la actualidad y consiste en la obtención de folículos de forma individual. Se recomienda su uso para cubrir poca cantidad de pelo e implica el afeitado de la zona donante (se llama así a la zona de la que se extraen los folículos).


Técnica FUE robotizado

Es la técnica anterior pero con una novedad: la automatización del proceso mediante el uso del robot Artas. Así, se reduce el tiempo de extracción de folículos, se minimizan los daños en la zona donante e incluso se garantiza un mejor resultado de los folículos que se trasplantan.

Técnica STRIP o FUSS

Con esta técnica abandonamos la idea de extraer folículos individualizados y pasamos a extraer una tira de piel de la zona donante de la que se obtendrán los folículos a trasplantar.

La técnica STRIP deja una cicatriz casi imperceptible en la parte posterior de la cabeza del paciente y es la más recomendada para alopecias de mayores dimensiones.

 

Más información: www.turismo-medico-turquia.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

Posicionamiento SEO Madrid

Campañas de Google Adwords|Posicionamiento SEM

Crear campaña de Google Adwords